La técnica pomodoro es probablemente una de las técnicas de trabajo más famosas y recomendadas de todo Internet pero, ¿realmente funciona? A mí no, y en este post os voy a explicar por qué.

¿En qué consiste la técnica pomodoro?

Este método de trabajo consiste en dividir tus tareasen períodos de tiempo múltiplos de 25 y trabajar en períodos de 25 minutos llamados pomodoros con descansos de 5 minutos entre pomodoro y pomodoro.

Además, debemos ir poniendo una x cada vez que terminemos una tarea, y tomar descansos de entre 15 y 30 minutos cada 4 pomodoros.

Vamos con un ejemplo, que se entenderá mejor:

Si mis tareas para hoy son escribir el post sobre la técnica pomodoro y hacer tres fotografías para Instagram, lo primero que haré será determinar el tiempo que me llevará cada tarea:

Escribir el post: 50 minutos Las fotografías para Instagram: 75 minutos

Acto seguido, tengo que coger un temporizador y programarlo para 25 minutos y trabajar en mi primera tarea hasta que suene este temporizador. Cuando suene, escribiré una x en un papel y el temporizador lo pondré cinco minutos más, y descansaré hasta que vuelva a sonar. Una vez termine mi descanse, lo volveré a poner 25 minutos y se repetirá el proceso.

Pero, ¿qué pasa si termino mi tarea antes de que suene el temporizador? En ese caso tendríamos dos opciones: o revisar el proyecto y revisar hasta que suene el pomodoro o terminar el pomodoro antes de tiempo, en cuyo caso, este pomodoro “no contaría”, sería como si no hubiésemos trabajado.

¿Por qué me parece ineficaz esta técnica?

1. La mayoría de las tareas que hacemos en nuestro día a día no se pueden gestionar en periodos de 25 minutos: yo por ejemplo, en escribir un post tardo aproximadamente una hora; en editar y subir una foto a Instagram, tardo 15 minutos, por tanto, o me sobran o me faltan pomodoros.

2. Una tarea complicada suele requerir de una fase inicial de mentalización, un estudio de la Universidad de Carolina afirma de hechoque son 23 minutos y 15 segundos el tiempo que necesita nuestro cerebro para concentrarse en una acción. Si nos fijamos en ese estudio, nos quedarían menos de 7 minutos del pomodoro hasta que suene el temporizador, para descansar y volver a empezar, ¿es eso eficiente? No.

3. Si termino mi tarea antes de tiempo, el pomodoro debe continuar hasta el final, pero tampoco puedo empezar otra tarea porque eso desestabilizaría mi plan. ¿Eso en dónde nos deja? En buscar tareas que ocupen esa fracción de tiempo que nos queda. Pero, ¿y si no se nos ocurre nada? Acabaremos en las redes sociales, cayendo en la procrastinación y perdiendo un tiempo valioso.

4. Si tu trabajo implica creatividad sabeslo complicado que es a veces que llegue la inspiración a ti y, ¿te arriesgarías a perder esa inspiración por un descanso de 5 minutos?

En conclusión, a mí la técnica pomodoro me parece una técnica demasiado estricta y poco adaptable, pero quiero saber vuestras opiniones, ¿la habéis probado para trabajar? ¿Qué opináis de ella?