El llevar una casa a menudo puede convertirse en una tarea más pesada de lo que parecía cuando lo hacían nuestros padres y madres, y sin darnos cuenta acabamos conviviendo con pelusas y platos sin fregar.

 Para evitar esto, hay 5 tareas que debemos realizar cada día y que no nos llevarán apenas tiempo.

Ventilar

Ventilar la casa es fundamental para que esta conserve su buen olor, se purifique el aire (reduciéndose la concentración de CO2), no aparezcan las temidas humedades y se reduzca el polvo.

Auqnue sé que no siempre nos apetece hacerlo en invierno cuando las temperaturas están bajo mínimos, o en verano, a 40ºC, pero es importante que abramos todos los días las ventanas, aunque sea durante 10 minutos cada mañana.

Hacer la cama

Sé que hacer la cama no siempre es lo que más nos apetece cuando tenemos que salir corriendo hacia el trabajo, pero hacer la cama cada mañana puede suponer una considerable diferencia en nuestra calidad de sueño.

 No es lo mismo acostarse en unas sábanas arrugadas y llenas de polvo que en una cama mullidita y limpia, ¿verdad?

Suelos

5 tareas domésticas que hacer a diario 2

Aunque no es imprescindible fregar el suelo cada día, sí es conveniente al menos pasar la escoba. Aunque barrer en profundidad (o pasar el aspirador) podemos hacerlo solamente una vez por semana, es importante que a diario, pasemos el cepillo por las zonas más despejadas de la casa, para evitar que las migajas y basurilla que se nos haya podido caer se extiendan por el resto de la casa.

Encimeras y cocina en general

La limpieza de la cocina es sin duda lo más importante en un hogar, ya que ahí preparamos los alimentos que irán directamente a nuestro interior.

Cuando la gente hace mi curso de orden, a menudo me pregunta por qué, al igual que recomiendo un día específico para limpiar los baños, no recomiendo hacer lo mismo con la cocina.

Y la respuesta es muy simple: ¡porque la cocina debe ser limpiada a diario! Tanto las encimeras, como los platos sucios y el fregadero deben ser limpiados en cuanto terminemos de comer para evitar la aparición de microbios e incluso insectos.

Recoger lo que esté fuera de sitio

Este hábito siempre propongo incluirlo en nuestra rutina de noche, ya que es algo que no debería llevarnos más de 5 o 10 minutos, y que agradeceremos bastante cuando despertemos al día siguiente y no haya calcetines sucios tirados en el baño ni platos de la cena del día anterior en la mesa.

Y tú, ¿qué limpias a diario en casa?