De las revisiones hemos hablado innumerables veces en este blog: las revisiones semanales y anuales nos las tenemos ya muy bien aprendidas, así que, ¿por qué no centrarnos ahora en las revisiones mensuales?

Las revisiones mensuales, como su propio nombre indica, se hacen una vez al mes: preferiblemente al final o principio del mismo y sirven para analizar cómo avanza nuestra vida sin perder de vista nuestros objetivos.

Cómo hacer una perfecta revisión mensual.

Para hacer una buena revisión mensual, el primer paso es buscar un ratito en el que pueda estar en calma y sin que nadie te estorbe y sentarte con tu bebida preferida, y tu agenda, calendario o bullet journal.

1. Agenda el mes que viene

Lo primero que debemos hacer es colocar en nuestra agenda o calendario todos aquellos eventos que sepamos ya de antemano: cumpleaños, reuniones familiares, plazos de entrega de proyectos, publicaciones de nuestras redes sociales o blogs si los tenemos, reuniones con clientes, aniversarios, citas médicas… y cualquier otro evento cuya fecha ya conozcamos.

2. Revisa tu rutina diaria

Si has seguido mis pasos para crear una rutina diaria, tendrás claro qué debes hacer cada día. Pero a veces esta rutina falla, y la revisión mensual es el momento perfecto para sentarnos a analizar el porqué de este fallo y qué podemos modificar para que nos funcione.

3. Revisa tus hábitos

Si has leído mi post sobre cómo mejorar tus hábitos y llevas cualquier tipo de seguimiento de los mismos (bien una app en tu teléfono móvil o un habit tracker en tu diario), es hora de revisar cómo han ido este mes. ¿Has cumplido lo que te habías propuesto? Y si no, ¿por qué ha sido? A lo mejor querías ir al gimnasio tres veces por semana y solo has conseguido ir una, ¿quizás era un objetivo demasiado ambicioso? ¿O puede que no fuera el horario adecuado? Analiza los porqués y realiza los cambios necesarios de cara al mes siguiente.

4. Revisa tus propósitos de año nuevo

¿Qué te propusiste al inicio del año? ¿Estás cumpliéndolo? Uno de los problemas de los propósitos de año nuevo es que normalmente no solemos volver a mirarlos hasta el inicio del año siguiente. Si no los tienes visibles, es lo primero que te recomiendo hacer: colocarlos en un lugar donde puedas verlos seguro para tenerlos siempre presentes.

Y tú, ¿haces la revisión mensual?