Si eres lector o lectora habitual de este blog, no debe de ser desconocido para ti el método Konmari: una filosofía creada por la japonesa Marie Kondo basada en el minimalismo y en la tenencia de solamente cosas que nos hagan felices.

Esta semana quiero retomar este método para hablar de un evento que se nos acerca a una velocidad de vértigo: las rebajas.

Esa época del año en la que nuestra cuenta bancaria sufre más que tú cuando ves que tienes 7 llamadas perdidas de tu madre, y nuestro armario tiembla ante la cantidad de ropa nueva que sabe que intentaremos apretujar en su interior.

Para que este año las rebajas no hagan sufrir a nadie y aprendamos a comprar con cabeza y corazón, te traigo esta serie de consejos basados en las claves del popular método Konmari.

Deshechar

Es muy importante realizar esto antes de empezar a meter ropa nueva en casa. Lo mismo si vamos a renovar vajilla, sábanas o cualquier otra cosa que pensemos adquirir en rebajas.

Por cada cosa que entra, otra debe salir, es el consejo más repetido por todos los seguidores del minimalismo y no debemos de olvidarnos también de aplicarlo en estas fechas.

No salir nunca sin una lista

Esta parte probablemente sea la más importante de todo el proceso. Hacerse una lista de prendas que necesitamos nos evitará caerá en la compra compulsiva de prendas que en realidad tampoco nos gustan tanto o que incluso ya tenemos en casa.

Es necesario que al pensar en lo que necesitamos, seamos lo más detallistas posibles. No basta con poner “necesito una faldasino que hay que especificar el largo, el color y hasta el material del que debe de estar hecha esa falda.

¿Esto me hace feliz?

Esta pregunta te la deberías de hacer ante cada nuevo elemento que entre en tu vida. No basta con que te guste o lleve el estampado de moda: las prendas deben enamorarte.

Para que una prenda entre en nuestra vida, debe hacernos sentir como estrellas de cine. Si esa camisa no te hace creer que eres el protagonista indiscutible de la noche, es que quizás no es para ti.

El test definitivo

Finalmente, si la prenda que hemos escogido cumple con los requisitos que pusimos en nuestra lista y nos enamora, deberemos hacernos unas preguntas para decidir si es válida para entrar en nuestra vida.

¿Cuántas veces al mes me pondré esta prenda? Si es algo que ten pondrás en una única fiesta, quizás realmente no lo necesites tanto como pensabas

¿La estoy cogiendo solo porque lleva descuento? Por ejemplo, 70% en la segunda unidad, o 2×1…

¿Tengo ya algo parecido? Muy a menudo en rebajas caemos en la tentación de llevarnos a casa prendas muy parecidas a las que ya tenemos en casa

¿Combina con el resto de prendas de mi armario? Por mucho que nos enamore una prenda, si luego no sabremos cómo llevarla, no vale la pena que se venga con nosotros.

Solamente si la prenda pasa el test, entonces podemos decidir llevárnosla a casa

Y tú ¿eres responsable con tus compras en rebajas?