Si llevas leyéndome desde hace tiempo, sabrás que soy una auténtica admiradora del método Konmari, de la famosa gurú del orden Marie Kondo.

Por ello, hoy quiero retomar los posts del método Konmari explicando en detalle cómo organizar nuestro komono.

Si antes de leer sobre el komono, necesitas refrescarte la memoria sobre las bases del método konmari, te recomiendo que leas este post:

Qué es la categoría komono

Es una palabra japonesa que el diccionario define así:

Komono: artículos pequeños; objetos varios; accesorios; aparatos o herramientas pequeñas; partes o añadidos; persona insignificante; nimiedad.

Las principales subcategorías que nos comenta Marie Kondo en su libro son:

CD y DVD
Productos para el cuidado de la piel
Maquillaje
Accesorios
Objetos de valor
Aparatos eléctricos y electrónicos
Artículos para el hogar
Provisiones domésticas
Artículos de cocina/alimentos
Cualquier artículo dedicado a un hobbie
Otros artículos que guardamos porque sí

Como el baño y la cocina podrían dar para otro post aparte, hoy nos vamos a centrar en esos “Otros”.

método konmari komono cds y dvds

Artículos que guardamos porque sí (y que no deberíamos guardar)

Monedas sueltas. Las monedas sueltas a menudo las tratamos como simple basurilla cuando deberíamos tratarlas como si de artículos aristocráticos se tratase, ya que al fin y al cabo es dinero. Todas las monedas que encontremos deben ir directamente al monedero: no debemos guardarlas en una hucha ya que es una forma ideal de que caigan en el olvido.

Regalos. El problema de los regalos es que muchas veces conllevan un componente emocional, ya que alguien probablemente se haya tomado su tiempo para elegirlo para nosotros. Pero, si el verdadero objetivo de un regalo es ser recibido, ¿no ha cumplido ya con dicho propósito? ¿Vale la pena acumularlo durante años guardado en una caja?

Cajas de aparatos electrónicos. A ver, confesad, ¿cuántas cajas de teléfonos, tablets, tabletas, routers y demás aparatos tenéis por casa? Seguro que más de lo adecuado que es 0. Es algo innecesario, que ocupa espacio y que además no suele ser muy agradable a la vista. ¿No es mejor deshacernos de ello? Y respecto a los manuales, ¿has vuelto a mirarlos alguna vez?

Cables no identificados. Una maraña de cables es algo que nadie (ABSOLUTAMENTE NADIE) necesita en su casa. Reúnelos, coloca una bonita etiqueta a aquellos que sabes para qué sirven y por favor, deshazte del resto.

¿Cuáles de estos objetos tienes por casa? ¿Y de cuáles vas a deshacerte? 😉