Aunque a menudo es una zona olvidada, la entrada de la casa es el punto más importante de esta.

Es lo primero que vemos tras un duro día de trabajo y lo último que miramos cuando salimos por la puerta. También es una carta de presentación para todas nuestras visitas y es la que les hablará de la clase de persona que vive en esa casa y ya sabéis que la primera impresión es la que cuenta

Así que lo primero que tenemos que hacer es reflexionar acerca de esta área: ¿qué transmite la entrada de nuestra casa?

Vamos a analizar los espacios imprescindibles que necesitamos tener en la entrada.

Superficie para dejar las llaves y la cartera

Es muy importante que nuestra entrada disponga de un sitio adecuado, aunque sea pequeño donde podamos dejar la cartera y las llaves para poder localizarlas rápido si tenemos que salir en caso de algún tipo de urgencia o necesidad.

Aunque sea una zona muy pequeña, hoy en día existen en el mercado numerosas opciones de muebles que apenas ocupan espacio y cuya superficie podemos destinar a esta labor.

Zapatero

Es un mueble muy útil para tener en la entrada ya que evita que entremos al interior de la casa con los zapatos de calle y la llenemos de barro y suciedad. Si no tenemos espacio, podemos utilizar un organizador con numerosos bolsillos donde colocar las zapatillas de estar en casa

la entrada de la casa 1

Un felpudo

Este sencillo gesto hace que la entrada de nuestra casa sea más acogedora e indique a nuestros invitados, y a nosotros mismos, que nos apetece recibirles en nuestro hogar y que deseamos que entren por la puerta.

Apúntate a nuestra newsletter para recibir de forma completamente gratuita el curso de feng shui y conocer más trucos para que nuestra entrada resulte más acogedora

Perchero

Nunca, nunca, nunca, jamás de los jamases debemos tener un perchero de pie. Por mucha historia que tengan y muy antiguos que sean, son un agujero negro del desorden.

En un perchero de pie nunca colgamos un único abrigo: colgamos tres abrigos, una sudadera, dos chaquetillas, la mochila, cuatro bufandas y un sinfín de cosas más que hacen, primero, que nunca podamos encontrar nada y tardemos el doble en salir de casa; y segundo que nos causen un tremendo ruido visual.

Así que, por favor, ve a la entrada, tira ese perchero de pie y compra en cualquier tienda un sencillo perchero de pared.

Este post es uno de los capítulos del nuevo curso que acabamos de sacar sobre el cuidado de la casa, su limpieza y orden. Si no quieres perderte nada, no dudes en ir corriendo a echarle un vistazo 😉