Los mapas mentales, aparte de los brainstorming, son una de las herramientas más potentes que conozco para comenzar un proyecto.

Te permiten visualizar de una vez los diferentes puntos que contiene un proyecto dividiéndolo en áreas.

Qué son los mapas mentales

Un mapa mental es una estructura, o diagrama que parte de una idea central, y se va dividiendo en ramificaciones.

Se pueden hacer en papel, con aplicaciones para móvil como Mindly o incluso con programas de diseño como Canva (así están hechos los que aparecen de ejemplo en este post).

Beneficios de los mapas mentales

Nos permiten simplificar un proyecto que tenga multitud de tareas y subproyectos.

Destacan la relevancia de la información, ya que la idea principal está en el centro y de ella parte el resto de las ideas. Así mismo, nos ayudan a jerarquizarla.

Facilitan la visión de las conexiones. Para saber de donde procede la idea G, solamente tenemos que ir para atrás hasta ver la idea A.

Estimulan la memoria ya que los datos penetran más fácilmente mientras realizamos y observamos un mapa mental que si tenemos que memorizar páginas de datos.

Usos de los mapas mentales

Cuando comenzamos un proyecto que tiene diferentes áreas y necesitamos saber bien las conexiones dentro de cada una de ellas.

En el estudio: en asignaturas lógicas o históricas, hacernos un mapa mental facilita mucho el procesamiento de la información.

Para un brainstorming o lluvia de ideas. Partimos de una idea base a partir de la cual vamos apuntando el resto de ideas que se nos ocurran.

Los objetivos de año nuevo. Puedes elegir una palabra que represente tu año y a partir de ella, decidir qué quieres conseguir.

Ejemplos

mapas mentales - resumen

Mapa mental sobre los mapas mentales

mapas mentales - ii guerra mundial

Mapa mental para estudiar las causas de la II Guerra Mundial

mapas mentales - objetivos

Mapa mental por organizar tus objetivos vitales

¿Sueles usar los mapas mentales en tu día a día?