Este fin de semana ha comenzado oficialmente el verano, y ayer pudimos vivir la Noche de San Juan, dos acontecimientos que dan oficialmente paso al período esperado por tantos trabajadores: las vacaciones de verano.

 Pero mientras pensamos en ese ansiado momento y en lo que meteremos en nuestras maletas para vivir el verano más extraño de nuestras vidas, hay unas cuantas cosas que debemos preparar antes de las vacaciones.

Limpiar la casa

Sé que parece tentador eso de cerrar la puerta y olvidarnos de todo durante unas semanas: de la ropa sin planchar, los suelos sin barrer o el contenido de nuestro armario esparcido por el suelo, pero, créeme si te digo que no es la mejor manera de dejar nuestra casa antes de las vacaciones.

No digo que hagas una limpieza de primavera antes de irte, pero procura dejar al menos lo más básico de la casa ordenado:

Ropa lavada: agradecerás ver la cesta de la ropa vacía cuando vuelvas con las maletas llenas de ropa sucia.

Cocina recogida: dejar platos y cacharros sucios, aparte de tremendamente antihigiénico, es una muy mala decisión. Imagina volver a casa, con el bajón post-vacacional, ropa que lavar, cansada después del viaje y encontrarte la cocina así. No parece una imagen muy agradable la verdad. Revisa también el estado de tu nevera y confirma si hay alimentos que consumir o dar antes de marcharte.

Los cubos de basura: Si no tiras la basura antes de las vacaciones puede que te encuentres un olor muy desagradable a la vuelta e incluso algún visitante peludo si vives en el campo. ¡Basura tirada y cubos lavados!

Cambia las sábanas: Deja las sábanas cambiadas antes de irte, o incluso quítalas y vuélvelas a poner a tu vuelta si es un viaje un poco más largo. Así no estarán cogiendo polvo y además sabemos que la sensación de meterte entre las sábanas limpias es una de las mejores del mundo.

Instrucciones para los cuidadores

Si dejas a alguien al cuidado de tu casa, tus plantas o mascotas, ¡déjale también instrucciones! Anota en una hoja de papel todas las recomendaciones que pudiera necesitar, así como los teléfonos de interés o de urgencias.

Plantas: Deja anotada la cantidad de agua y luz que necesitan para que la persona tenga claro cuánto hay que regarlas y si es conveniente moverlas de vez en cuando.

Animales: anota la marca de comida (por si se termina) y donde pueden comprarla, sus rutinas y otros cuidados. Si hay algo que podrían necesitar, procura dejarlo lo más a la vista posible, o al menos deja bien explicado al cuidador donde podría encontrarlo. Anota también los teléfonos del veterinario y de urgencias.

Yo además suelo dejar siempre un detallito para la persona que me cuida la casa: una taza, unos bombones o algo de comida preparada si se va a quedar ahí un tiempo.

En el trabajo: clientes, email y asuntos pendientes

cosas que hacer antes de las vacaciones - trabajo

Informa a tus clientes de que estarás ausente unas semanas y en caso de que sea un trabajo donde puedan surgir urgencias, remíteles a un compañero que les pueda ayudar (también puedes facilitar tu teléfono privado, pero personalmente no lo recomiendo. Creo que es importante marcar la distancia entre el trabajo y la vida persona. ¡Una vez incluso apagué el teléfono durante una semana porque no conseguía que me dejaran tranquila! 😂).

Te recomiendo también preparar una respuesta automática en tu correo para que sepan que no podrás responder durante unos días (o semanas).

 Respecto a tus frentes abiertos, procura dejarlos todos lo más cerrados posibles, y los que no puedas, transfiérelos a alguien para que esté pendiente de ellos. Esto es mejor empezar a cerrarlo mínimo una semana antes.

Confirma tus reservas

Confirma con unas semanas de antelación que los vuelos estén correctos, así como los hoteles y otras reservas que hayas podido hacer. En esta época de crisis te recomiendo hacerlo un día o dos antes de las vacaciones, no sea que cambie drásticamente la situación y de repente te encuentres sin vuelo en el aeropuerto o en una ciudad desconocida sin tener donde dormir.

Justo antes de cerrar la puerta

El momento antes de salir puede ser muy estresante, sobre todo si viajáis varias personas y hay muchas cosas en las que fijarse.

 Esto es lo que tienes que mirar sí o sí antes de echar la llave en tu casa:

Gas: ¿Está cerrada la llave del gas? ¿Y la caldera apagada?

Agua: Para evitar goteos e inundaciones te recomiendo cerrarla también.

Nevera: si te vas durante varias semanas, lo mejor es vaciarla y desenchufarla, así como todos los demás electrodomésticos. De hecho, si no hay nada que la necesite (como la alarma), te recomiendo bajar los plomos directamente.

Alarma: ¡De nada sirve tenerla si nos olvidamos de ponerla!

Listas, listas, listas

Como buena fanática de las listas, te recomiendo que te hagas todas las que necesites para no olvidar nada: 

Equipaje
Cosas que visitar
Asuntos que cerrar
Personas a las que avisar
Etc.

Entretenimiento para los niños

Si viajas con niños, es imprescindible que dejes preparados varios entretenimientos para ellos antes de las vacaciones. Un viaje puede ser muy largo y se hará más largo si nos olvidamos de llevar cosas para entretenerles y solo escuchamos cada 5 minutos “¿Hemos llegado ya? ¿Y ahora? ¿Y ahora hemos llegado?» 😉 

¡Espero que, con estas recomendaciones, no quede ningún cabo suelto!