Hacer la maleta es algo que todos sabemos hacer, eso está claro, ¿no? Elegir la ropa que nos querremos llevar, meterla dentro de la maleta y cerrarla. Parece simple.

Ahora bien, hacer la maleta perfecta, eso ya es otra historia. ¿Qué llevar para que ni sobre ni falte? ¿Cómo meto todo lo que quiero?

Por eso, hoy en el blog vemos 9 consejos para conseguir hacer la maleta perfecta.

Elige el formato adecuado

No es lo mismo irse 3 días que 3 semanas ni es igual ir a hacer el Camino de Santiago que estar en un apartamento con lavadora. También influye si vas a ir en coche o en avión y el peso máximo permitido.

Así que analiza bien todos los factores para poder escoger aquello que mejor se adecue a ti y a tu viaje.

Haz una lista

Piensa en cuántos días estarás y calcula cuanto equipaje necesitarás.

Mis cálculos suelen ser:

Ropa interior, y camisetas: 1 por día
Faldas y pantalones: 1 cada 2 días
Ropa de abrigo: 1
Pijama: 1 por semana
Zapatos: depende de los conjuntos y del lugar, pero no suelo meter más de tres pares: unos para andar, otros más elegantes y unos de estar en casa (zapatillas o chanclas).

Si eres suscriptor de la newsletter, tienes acceso al Área VIP, donde puedes descargarte (aparte de un montón de láminas, imprimibles e ebooks), una lista de viaje inteligente que te dirá cuántas prendas llevarte dependiendo de las fechas y el lugar al que vayas.

Prepara unos conjuntos

hacer la maleta - conjuntos

Al igual que enseño a hacer en el curso “Misión Armario”, es importante que te prepares unos conjuntos o combinaciones con las prendas a llevar.

Para ello deberás tener en cuenta los planes a hacer y los sitios a visitar.

Anota esos conjuntos en un papel o en una aplicación para el móvil para saber qué prenda va con qué. Eso te ayudará a saber qué llevar cada día.

Escoge prendas fácilmente combinables

Es muy importante que todas las prendas que lleves se puedan combinar fácilmente entre sí por si tienes cualquier tipo de incidente con una prenda y necesitas cambiar tu conjunto

Porsiacasos sí, pero

Es bueno llevar prendas “por si acaso” pero no es conveniente llenar la maleta de ellas. A menudo me he encontrado con gente que lleva hasta el doble de la ropa que necesita para el viaje “por si acaso”.

Los porsiacasos que considero correctos:

Ropa interior y camisetas: dos de más. Por si sudas mucho te manchas u ocurre cualquier cosa es bueno contar con dos prendas de más para cambiarte, ¡más no! ¿O acaso tienes pensado tirarte cada día un zumo por encima de la ropa?

Zapatos: solamente si vas a un sitio húmedo. Si sabes que va a llover o que existe la posibilidad de que se te moje el calzado, lleva un par más por si acaso, para no tener que acabar llevando zapatillas mojadas. En caso contrario, no es necesario.

Si tienes que facturar, llevar un pijama y un conjunto en el equipaje de mano. No es agradable que nuestro equipaje llegue con retraso o se pierda y no tengamos nada qué ponernos.

hacer la maleta - equipaje de mano

Una bolsa vacía

Lleva siempre contigo una bolsa de plástico vacía para meter la ropa sucia.

La colocación es la clave

Para hacer la maleta perfecta es imprescindible que coloquemos correctamente las cosas en su interior.

Algunos de los trucos que nos pueden ayudar a ahorrar espacio son:

Los cinturones, siempre alrededor de la maleta. Si los llevamos enrollados, ocupan el doble. Por ello, lo mejor es desenrollarlos y ponerlos en el borde de la maleta.

Calcetines dentro de zapatos. Los calcetines hechos bolita suelen ocupar bastante, así que un método para transportarlos es dentro de los zapatos. Además, ten en cuenta que los zapatos deben ir siempre en bolsas individuales para que las suelas no manchen el resto de prendas.

Doblado vertical. De esto ya os he hablado numerosas veces en los post sobre el método Konmari, pero no está de más volver a comentarlo, ya que ahorra mucho espacio tanto en casa como en una maleta. Otra opción muy recomendada es la de enrollar las prendas.

Las prendas que más abulten siempre es mejor llevarlas encima. ¡Esto lo cumplo siempre a rajatabla! Tanto es así, que aún recuerdo un viaje a Hamburgo en pleno mes de agosto en el que me tenía que llevar un abrigo de invierno (estaría varios meses fuera) y tuve que llevar el abrigo puesto desde que salí de Madrid, a unos 35ºC. Si quieres evitar algo así, otra opción son las bolsas compresoras que quitan el aire y hacen que la prenda abulte menos.

Los líquidos bien protegidos

No hay nada más molesto en un viaje que se nos salga el champú y acabemos con la ropa llena de líquido. Para ello, lo mejor es llevarlo en una bolsa hermética dentro de una bolsa de plástico: ¡todas las precauciones son pocas!

Si viajas en avión, además ten en cuenta las restricciones sobre líquidos, no es nada agradable que te quiten una crema cara recién comprada porque no cumple con las normas.

Intenta llevar también siempre que sea posible, tus productos en formato sólido: champús, jabones, etc.

En el equipaje de mano

Si viajas en avión y facturas parte de tu equipaje es imprescindible llevar ciertas cosas siempre contigo a mano:

Una muda de repuesto
Documentación importante. Esta te la recomiendo llevarla en una carpeta o portadocumentos.
Teléfonos de interés
Aparatos electrónicos

Y tú, ¿cómo haces la maleta? 🧳