Si tienes una web, un blog o una newsletter supongo que la siguiente situación no será nada desconocida para ti: te sientas delante del ordenador, las manos en el teclado y mirando durante horas la hoja en blanco que tienes que rellenar. ¿Me equivoco?

Esto se llama “El síndrome de la hoja en blanco” y suele ser un problema muy común en escritores de todo tipo y género. Para evitar este problema, es necesario crear un calendario editorial.

Qué es un calendario editorial

Un calendario editorial, como su propio nombre indica, es un calendario donde tenemos programadas todas nuestras publicaciones de las próximas semanas o meses.

Se puede hacer en una hoja de papel, en Excel o en alguna aplicación online como Google Calendar o Trello.

¿Por qué necesitas un calendario editorial?

Te salvará del Síndrome de la Hoja en Blanco mencionado antes.

Puedes ver de un solo vistazo si tu contenido está equilibrado, si este mes has publicado mucho contenido de la sección A, quizás el mes que viene necesitas hacer algunos post de la sección B.

Optimización del tiempo: Supón que, durante tres meses, publicas dos posts a la semana y tardas 20 minutos en pensar qué escribir ese día, eso son 3 meses*4 semanas*2 posts*20 minutos, 480 minutos (¡8 horas!) que pasas pensando qué escribir. Si en vez de eso, una tarde te sientas y planificas tus posts de los próximos tres o seis meses durante por ejemplo unas 3 horas, que son 180 minutos, estás ahorrando 300 minutos, que son 5 horas de tu vida en planificar posts… Piensa en todo lo que podrías hacer con estas 5 horas de más.

¿No te parece que son unas buenas razones para crear hoy mismo tu calendario editorial?

Cómo crear tu calendario editorial

cómo hacer calendario editorial paso a paso

1. Elegir plataforma

Lo primero de todo es elegir la plataforma qué vas a utilizar para crear tu calendario:

  • A mano: el método más tradicional, pero a mi parecer el más complicado si necesitas modificarlo un futuro.
  • Google Calendar: una herramienta muy útil con la ventaja además de que está en la nube y de que puede enviarte notificaciones tanto al escritorio como al correo.
  • Trello: Hace poco escribí un artículo completo sobre la utilización de esta herramienta en nuestro día a día y el calendario editorial es uno de los múltiples usos que podemos darle. Además, su complemento Calendar se sincroniza con Google Calendar.
  • Excel: Personalmente, es la que yo usaba hasta conocer Trello ya que me parece la herramienta más personalizable, aunque solía combinarlo con Google Calendar por las ventajas mencionadas de este.

2. Lluvia de ideas

A continuación, haremos una lluvia de ideas (técnica sobre la que ya te hablé en este post).

¿De qué quieres hablar? Coge un folio, un bolígrafo y escribe todo lo que se te ocurra, cualquier cosa que ronde por tu cabeza y de lo que quieras hablar: recetas, tutoriales, trucos, consejos, preguntas y respuestas… todo vale en una lluvia de ideas. Tú escribe, que ya luego elegiremos lo importante. Puedes ayudarte mirando blogs de tu sector o leyendo libros de tu temática.

Lo ideal es que además del brainstormig, tengas ya hecha una lista de posts que vayas completando durante todo el año a medida que se te vayan ocurriendo ideas

3. Seleccionar y ordenar

Una vez que tengamos todas nuestras ideas plasmadas, vamos a coger un subrayador (o varios), elegir aquellas que son buenas o que creemos que nos pueden servir en un futuro y a escribirlas en una lista en estas columnas:

  • Título
  • Pequeño resumen
  • Tipo de post: ¿es una receta, una reflexión, un tutorial, un q&a…?
  • Categoría: ¿a qué sección corresponde el post?
  • Serie: ¿Forma parte el post de alguna serie de posts que traten sobre la misma temática? ¿Un especial de Navidad quizás?
  • Época: ¿Es un post para alguna ocasión concreta? Por ejemplo, si tengo un blog de cocina y se me ocurre una receta de galletas de jengibre probablemente sea un buen post para la Navidad.
  • Objetivo: ¿cuál es mi objetivo con este post? ¿Promocionar un producto, conseguir más clientes, darme a conocer…?

Otras columnas opcionales:

  • Acciones sociales: ¿Qué vas a hacer en las redes sociales para dar a conocer tu blog? (Yo esto recomiendo ponerlo directamente en el calendario, pero no adelantemos acontecimientos)
  • Keywords: ¿qué palabras claves están relacionadas con este post?
  • SEO: ¿Qué acciones de SEO vas a llevar a cabo para promocionar el post?

4. Calendarizar

Hecha esta lista, nos iremos a la plataforma que hayamos escogido para nuestro calendario:

Empezaremos por ubicar los días clave del año en él: día de la madre, Navidad, Halloween, cualquier acontecimiento que os resulte importante para vuestro blog. Por ejemplo, si sé que tengo muchos lectores estadounidenses me podría venir bien incluir acontecimientos como la Super Bowl o el Día de Acción de Gracias; y si tengo un blog de temática friki, no puedo olvidar el Día de la Toalla.

Lo siguiente es buscar los posts que hemos definido para esa época del año y colocarlos en el calendario.

Ahora es el momento de marcar nuestros objetivos si aún no lo tenemos hecho: ¿qué queremos conseguir esta semana / mes / año?

Finalmente, iremos colocando los demás posts cuidando el equilibrio del blog y teniendo en cuenta los objetivos propuestos antes.

Un par de consejos antes de terminar

Lo mejor creo que es hacer este trabajo una vez cada tres o seis meses, para poder ir viendo cómo avanza y si cumple su función o no.

Este calendario NO es inamovible. No todo lo que hayas escrito en él es ley y debes ceñirte a él como si de la Constitución se tratase: lo puedes cambiar, modificar, mover y arreglar atendiendo a tu gusto y a las necesidades de tu proyecto en este momento.

¿Y tú, tienes hecho ya tu calendario editorial? ¿Añadirías algún punto más a lo que te cuento? Y si aún no lo tienes hecho, ¿a qué esperas para hacerlo? 😉