Aunque ya he mencionado el armario cápsula cuando hablábamos de minimalismo e incluso hice un post básico sobre el tema, sentía que no había contado todo lo que sabía y podía, así que hoy quiero que hablemos de ello aquí en detalle.

Además, estamos preparando un nuevo curso de armario y estilo y esta me ha parecido una oportunidad excelente para hablaros de ello.

 Así que, ¿qué es el armario cápsula, para quién es y cómo empezar a montar uno?

Qué es el armario cápsula

Un armario cápsula es una selección de un número limitado de prendas (que no incluyen complementos ni ropa interior) que combinen perfectamente entre sí.

Aunque hay diferentes metodologías y sistemas que nos dirán como debe ser o la cantidad de prendas que debe incluir, al final cada persona es un mundo y cada armario debe adaptarse a las necesidades individuales de su dueño.

Las teorías más comunes indican que el armario cápsula debe ser temporal (es decir, que debe ir cambiando cada estación) y no debe contener más de 50 prendas.

En mi opinión, no tiene ningún sentido el que rote cada estación, ya que muy a menudo la ropa de invierno y otoño; y primavera y verano, son muy similares. Con cambiarlo dos veces al año, me parece más que suficiente

Qué incluye y qué no incluye el armario cápsula

Incluye

Pantalones
Camisetas
Abrigos
Zapatos
Bolsos
Bañadores

No incluye

Ropa interior
Pijamas
Joyería
Complementos como pañuelos o cinturones
Ropa para días específicos (bodas, bautizos, etc.)

armario cápsula - zapatos

Beneficios de tener un armario cápsula

Tener solamente prendas que combinen.

Al haber menos prendas, estas serán seleccionadas más cuidadosamente y solamente tendremos ropa que nos enamore y nos quede bien.

Podremos invertir en ropa de calidad al comprar menos

Reduciremos el impacto medioambiental y no apoyaremos el llamado fast fashion.

Nuestro armario estará mucho mejor ordenado y tendremos más espacio.

Cómo empezar a montar tu propio armario cápsula

1. Analizar nuestra ropa actual

¿Qué prendas de ropa predominan en él? Recomiendo en este paso hacer un Konmari de nuestro armario y definir bien qué prendas nos enamoran.

2. Conocer nuestra vida

¿Cuál es el objetivo de tu armario? No necesitará las mismas prendas una directora de una empresa que debe ir siempre trajeada y con tacones que una madre que se pasa el día corriendo detrás de su hijo de 3 años. Encuentra tus propias necesidades.

3. La paleta de color

armario cápsula - paleta de color

Este es un punto fundamental de nuestro armario cápsula ya que como hemos dicho, una de sus características es que sus prendas deben de ser todas combinables entre sí.

Aquí deberemos analizar qué colores nos sientan bien, cuáles no, cuáles ya predominan en nuestro armario, si somos de piel fría o caliente, si nos va el oro o la plata…

Deberemos escoger:

2 colores neutros que serán la base de nuestro armario cápsula: blanco, negro, gris, beis…

Dos colores complementarios, que deberán ser tonos más alegres: lo ideal es elegir un tono más frío (azul, verde, o cualquiera de sus variantes) y un color cálido (rosa, rojo, amarillo, naranja…). Lo ideal es que sean tonos más pastel.

Dos colores acento que darán el punto de color a nuestra ropa y que sobre todo deberán predominar en complementos y accesorios.

Un metal: Oro, plata, cobre

Uno o dos estampados

También puedes analizar y escoger los tipos de materiales que mejor te sientan y también, que mejor te hacen sentir.

4. La cantidad de prendas

Como ya he comentado, cada armario cápsula tendrá una cantidad diferente de prendas, dependiendo de las necesidades de cada uno. Así que, ahora es momento de utilizar lo que hemos averiguado en el punto 2 para definir cuánta ropa necesitamos.

Por ejemplo

María tiene 30 años, trabaja en casa, sale con sus amigos los fines de semana, hace yoga los martes y los jueves y tiene reuniones con clientes dos veces al mes.

Aquí tenemos cuatro actividades diferentes:

Trabajo en casa
Salir con los amigos
Yoga
Reuniones con clientes

Veremos qué se pone María para cada una de esas actividades y el tiempo que dedica a cada una de ellas:

Trabajo en casa: Lo que hace mayoritariamente. Le gusta estar elegante pero cómoda. Suele usar vaqueros, camisetas anchas y sudaderas.
Salir con los amigos: viernes y sábados por la noche. María es muy coqueta y para salir con los amigos se arregla mucho: le gustan los vestidos cortos y las camisetas monas.
Yoga: 2 veces por semana. Utiliza Leggins y tops específicos.
Reuniones con clientes. 2 veces al mes. Se pone pantalones elegantes, camisas y americanas.

Además, María pone la lavadora una vez por semana.

 Así que mínimo en el armario de María debe de haber:

Informal

7 Camisetas
2 o 3 Vaqueros
3 o 4 sudaderas

Formal

1 Vestido corto
1 Camiseta mona

Yoga

2 tops
2 pares de leggins

Trabajo

1 pantalón elegante
1 camisa
1 americana

Zapatos

Unas deportivas
Unos tacones elegantes
Unos tacones para salir

Abrigos

Un abrigo informal
Un abrigo elegante

Total: Entre 26 y 28 prendas

Esta sería la base de lo que debería de haber en el armario de María. A partir de aquí, ya María debe decidir cuántos días quiere estar sin repetir ropa y lo que cambian sus prendas en cada estación (en verano, por ejemplo, quizás prefiere cambiar los vaqueros por shorts, o añadir jerséis gruesos y unas botas para invierno, una chaqueta de entretiempo, etc.)

5. Crea un catálogo de prendas y conjuntos

Una vez tengas seleccionadas tus prendas piensa en todas las formas que puedes combinarlas. Si te apetece y eres mañoso, puedes hacerles fotos y crear combinaciones con ayuda de alguna app o de un programa como Photoshop.

6. ¿Qué te falta?

Haz una lista de prendas que te faltan siendo lo más específico posible. Es decir, no vale anotar “un pantalón y un abrigo” sino que lo correcto sería poner: “Un pantalón vaquero de color azul oscuro y una camiseta amarilla con dibujo”.

¿Conocías el armario cápsula? ¿Qué opinas de este método?