Si me sigues desde hace tiempo sabes que soy una completa fanática de las revisiones: revisiones semanales, mensuales, trimestrales… Ninguna puede faltar en mi vida.

Por eso ahora, que acaba este año y también esta década, quiero que aprendamos juntos a hacer una revisión anual que deje nuestra vida perfectamente organizada.

¿Para qué sirve una revisión anual?

  • Comprobar nuestra lista de proyectos y ver si avanzan hacia donde deberían.
  • Definir los distintos roles de nuestra vida y comprobar si vamos en cada uno de ellos en la dirección que nos gustaría.
  • Pensar donde nos queremos ver en un futuro cercano.
  • Revisar nuestros objetivos personales y profesionales.
  • Reflexionar acerca de los porqués de nuestra vida y decisiones.

Nuestros proyectos

En su Método GTD, David Allen define un proyecto como un conjunto de acciones: los resultados a corto plazo que se desea alcanzar.

En este primer paso, elaboraremos una lista de proyectos en los que estemos trabajando actualmente, tanto a nivel laboral como a nivel personal.

Podemos incluir en ella cosas como: lanzar un nuevo producto en nuestra empresa, cambiar un mueble del salón o buscar un nuevo dentista.

Los roles de nuestra vida

Este punto lo podemos analizar siguiendo el método La Rueda de la Vida, que explico en mi otro blog: Be the best you.

El proceso es muy sencillo, trata de definir las diferentes facetas de nuestra vida:  podemos hacerlo mediante roles de (novia, amiga, trabajadora, hermana) o mediante áreas (área familiar, laboral, social, de realización personal, etc.).

A continuación, tendremos que analizar cómo nos va en cada uno de esos roles o áreas y crear unas listas donde anotaremos los objetivos a mejorar en cada uno de ellos.

 Por ejemplo, en mi rol como novia (o área de relación), querría pasar más tiempo de calidad con mi pareja; en mi rol de trabajadora (o área laboral) quiero aprender a delegar, etcétera.

Un futuro cercano

Aquí es hora de analizar nuestros objetivos anuales y bianuales: ¿dónde te ves en 1 o 2 años? Si tienes una empresa, ¿dónde te gustaría llevarla en este tiempo?

A lo mejor quieres ahorrar para comprar un coche o mudarte a otra ciudad o quizás conseguir que tu empresa funcione en modo automático.

Objetivos personales y profesionales

¿Cuáles son tus objetivos en la vida a largo plazo? ¿Qué es lo que más te importa y lo que menos? Aquí deberemos tener en cuenta algunas categorías superiores y que no dependen de nosotros como pueden ser las tendencias medioambientales, de mercado, la globalización, la situación política, etcétera.

El porqué de las cosas

Aunque quizás parezca demasiado filosófico y no te apetezca reflexionar acerca de ello, es importante pararse de vez en cuando a pensar en porqué hacemos todo lo que hacemos antes de que sea demasiado tarde.

Una conocida mía está estudiando medicina y hace poco se paró un momento a reflexionar porqué estaba estudiando medicina y se dio cuenta de que no lo sabía. De que era lo que tenía que hacer y ni se planteó si era lo que quería. Por suerte para ella, se ha hecho pronto esta reflexión y está a tiempo de cambiar su situación si así lo desea.

Y tú ¿estás a tiempo de cambiar?